Sueños oxidados. Daniel Planas Labad.

Muy cerca del distrito del diseño y la innovación de Barcelona convive una realidad muy alejada de la imagen de ciudad escaparate que pretenden mostrar las autoridades locales. Una realidad donde cientos de inmigrantes sin papeles se despiertan cada mañana del sueño europeo que les impulsó a abandonar sus hogares en el África subsahariana. Sin posibilidad de regularizar su situación ni, por tanto, de encontrar un trabajo, la recogida de chatarra se convierte para muchos en su único medio de subsistencia. Sin embargo, la mayoría mantiene su confianza en un futuro mejor y se resiste a admitir el fracaso que significaría volver a casa.

El pasado 11 de marzo de 2015, el asentamiento de Glòries, el más grande de Barcelona, fue desalojado por la Guardia Urbana. Comenzó a ser derribado esa misma tarde.


Curso Superior:
Fotoperiodismo y fotografía social

Octubre 2014- Febrero 2015