Sin segunda oportunidad. Rafa Sanchís

Recortar gasto, pedir dinero, refinanciar, rehipotecar… dejar de pagar la hipoteca era lo ultimo, aunque realmente fue el principio. Sin ahorros ni ingresos, sólo con las ayudas de los servicios sociales que no permiten más que salir del paso acumulando facturas, cortes, puentes, deudas y empresas que  esperan algo como carroñeros. Susana, Ana, Matías y sus familias, igual que muchas otras;  viven con sus deudas a cuestas como una condena que amenaza con apartarlos de una sociedad basada en el dinero.

Curso Superior: Fotoperiodismo y Fotografía Social.

Febrero-Junio 2015.