Mi padre por un rato. Ginebra Peña

Mi padre por un rato. 

Bastó con una llamada telefónica para coger la cámara y volver a Barcelona para tomar las fotos de siempre. 

Han pasado ocho meses, y desde entonces, la frecuencia de captura de momentos normales se ha multiplicado, la cotidianidad se ha vuelto un tesoro incierto y sin garantías, y la noción del tiempo consiste ahora en desgranar momentos.

En este rato en que todo se suspende y se prolonga, no pronosticamos, no nos adelantamos, simplemente vivimos y nos acompañamos. 

“Mi padre por un rato” es el ejercicio de hilvanar éstos momentos, ahora inmunes al paso del tiempo, que tanto él como yo vamos fotografiando, porqué es a través de la cámara como mejor sabemos entender nosotros las cosas.

Curso: Fotoperiodismo y Fotografia Social

Febrero 2016