Almost Hit. Rogelio Alí.

El Almost Hit habita en la periferia de los recuerdos, está ahí junto a los “grandes”, pero no es contemplado como tal, no es rival, no es viral, no es víctima de la horda de turistas que disparan sus cámaras sin cansancio. El Almost Hit no recibe millones de likes en Instagram o Facebook y no tiene miles de seguidores en Twitter. No viaja en las pantallas de nuestros teléfonos. Nadie cruza el mundo para visitarlo, no hay ofertas de vuelos para verlo, no es postal y nadie lo cuelga en la sala de su casa.

El Almost Hit, vive en lo cercano de aquella gloria fugaz, se esconde de las portadas cotidianas y no sale en las revistas; jamás ha sido protagonista, es un héroe del tiempo aunque nadie lo recuerde; no aparece en el imaginario de este mundo y no ocupa lugar en la lista de propósitos. No está impreso en el álbum de nuestras emociones.

El Almost Hit, está tan cerca y a la vez tan lejos, no esta agotado por perseguir el reconocimiento, no tiene ansiedad por destacar . Simplemente habita, se mantiene en el tiempo, flota sin pretensión. Se suspende, es tan invisible, tan silencioso, tan sutil, que nos parece ajeno. Sin embargo, sobre él, vamos dejando el rastro de nuestra cotidianidad, de los pensamientos inaudibles, de los deseos renovados, preocupaciones sin concretar y sinceras alegrías.

Se cruza el océano, se atraviesan montañas, se surcan los cielos y se empeña el futuro, para disparar un botón, compartir la imagen y recibir likes que viralizan el Hit. Es una carrera constante por la colección del espacio, un espacio sepultado por la necesidad de capturar el prestigio, un espacio que ha sido vaciado de que aquello que otorgaba, un espacio que lo único que quería era ser.

Barcelona es la tercera ciudad más fotografiada del mundo, cada año su concreto sostiene los pasos y fantasías de más de siete millones de turistas. Gaudí, Picasso, Salvador Dalí, Miro y Lionel Messi son los protagonistas de esta euforia bucólica. La Sagrada Familia, el Park Güell, el Barrio Gótico, el Born, la Rambla entre otros, se han convertido en los Hits que impulsan el deseo eterno de los ojos por observar y aplaudir el éxito de aquellos que fueron quienes quisieron ser.

Posiblemente contemplando la belleza sorda e intangible de los lugares que pisamos cotidianamente, la realidad nos impulse a reconocer con sencillez la magnífica simpleza de nuestra vida, para decir adiós a las pretensiones constantes que nos motivan e invitan a convertir la existencia en un Hit, en la cual tal vez, y sólo tal vez, queramos ser un Almost Hit.

Curso: Documental Creativo y Fotografía Contemporánea.

Octubre 2014- Febrero 2015.