Entrevista a Roger Grasas

Entrevistamos Roger Grasas en ocasión de su exposición Inshallah, que se inaugura en Espai CFD el próximo jueves 4 de diciembre, a las 19h.

Graduado en Fotografía (UPC), licenciado en Filosofía (UB) y diplomado en Estética (UAB), Roger Grasas inicia su carrera profesional en 1998 combinando la docencia en fotografía con el reportaje social y la fotografía editorial de viajes. Con el paso del tiempo, la experiencia del viaje se va convirtiendo en el núcleo de su método de reflexión y producción visual. En el contexto de un mundo alienado por la tecnología, el proyecto personal de Roger es una investigación alrededor de la categoría de lo ‘extraño’. Así, el paisaje de la ciudad posmoderna, el extrañamiento del ser humano en la sociedad digital y la escenificación total del turismo de masas se convierten en elementos esenciales de su trabajo, que se ha expuesto en galerías de España, Francia, Arabia Saudí y México.

Desde 1990 has viajado a lo largo de más de 100 países en los 5 continentes. ¿Qué relación hay para ti entre la experiencia del viaje y la fotografía?

El viaje es esencial en mi proyecto fotográfico. En un principio fue un medio a través del cual fijar experiencias y lugares pero, con el tiempo, fotografía y viaje se han ido fundiendo en un proceso creativo y vital en el cual la idea de ‘deriva’ es esencial. Entiendo el viaje no tanto como un ejercicio de acumulación de imágenes mentales o fotográficas sino más bien como un proceso vital de enriquecimiento, una manera de conectar conmigo mismo y con la realidad. Es cierto que he visitado más de cien países pero no me interesa el coleccionismo de visados. De hecho hay lugares que he visitado en bastantes ocasiones, considero que una de las cosas más bonitas del viaje es el placer de volver, repetir, reconocer… Me interesa la ‘deriva’ porque implica una libertad casi total, tiene principio pero no tiene final delimitado. Como decía B. Plossu, el único acto heroico del viaje está en el deseo de partir. De alguna manera intento convertir los viajes en ‘situaciones’ para que éstas, a través de la imagen fotográfica se conviertan en obra por sí mismas.

INSHALLAH media 002

Tu trabajo está vinculado a la representación del paisaje contemporáneo. En tus imágenes no se encuentra una denuncia, pero sí una tensión constante entre múltiples contrastes: lo antiguo y lo moderno, lo real y lo artificial, lo natural y lo tecnológico…

La realidad es la base de mi trabajo. En nuestra sociedad postcapitalista y de la información nos encontramos habitando un mundo particularmente plagado de tensiones, contradicciones y paradojas. Algunas de ellas hacen que el mundo avance en favor de lo que llamamos el ‘progreso’ de la humanidad mientras que algunas otras generan numerosas injusticias. Hay sin embargo un tercer tipo de tensiones las cuales, quizás por incipientes, quizás por complejas, a veces son de difícil clasificación ética, tensiones que moldean una realidad compleja casi irreconocible por el propio ser humano.

Es cierto que el leitmotiv de mi obra no es la denuncia explícita de la realidad social. Para ese trabajo ya existe un nutrido volumen de fotoreporteros. Me gustaría posicionarme más bien como un cronista de la transformación que el paisaje está experimentando bajo la influencia de la tecnología, la globalización, la sociedad de consumo y el turismo de masas. Mi acercamiento a este proceso de transformación es en cierto modo aséptico y distante, eludiendo el subrayado dramático, el juicio explícito. Prefiero generar reflexión y duda mucho más que posicionamiento y evidencia. Mi intención no es ofrecer respuestas sino generar preguntas. De todos modos la frontera entre el documento y la denuncia es en ocasiones difusa.

INSHALLAH media 004

Tu fotografía propone una reflexión en torno al carácter artificial de la realidad. A través de tu mirada, el mundo parece convertirse en un fotomontaje donde se mezclan signos, imágenes y objetos de naturaleza distinta, creando una sensación de extrañeza en el observador.

Desde mi punto de vista la feroz alianza de capitalismo y tecnología ha generado una realidad perversamente fascinante (o fascinantemente perversa). En la ‘aldea global’ basada en la doble concentración urbanística y telemática ya todo forma parte del ‘espectáculo’ o del consumo. Pero esta doble interacción humana en las metrópolis y en la ‘nube’ de los medios de comunicación provoca una serie de fenómenos muy significativos.

Lo humano ya está totalmente interconectado. Desde la información hasta los valores bursátiles y la economía, desde la moda hasta las epidemias (el Ébola es el último ejemplo), todo lo humano afecta a toda la humanidad. Pero paradójicamente, esta homogeneización de la humanidad nos separa traumáticamente de la propia comprensión del mundo y de la verdad de las cosas. Por sofisticada, no entendemos la realidad. Tal como sugería Baudrillard, el concepto de verdad se diluye en el simulacro, ya no hay verdad o mentira sino más bien una acelerada circulación de informaciones y de opiniones .

El paisaje urbano e interurbano de las sociedades postindustriales en las que yo trabajo es un caldo de cultivo que desenmascara todas estas paradojas. En su piel la realidad configurada a través de signos y símbolos en tensión con lo natural, se degrada casi siempre a objeto de espectáculo o de consumo.

INSHALLAH media 006

Uno de los temas recurrentes en tu fotografía es la interacción del ser humano con el paisaje. Sin embargo, en tu trabajo destaca la casi total ausencia de la figura humana.

La figura humana no es indispensable de modo explícito en la elaboración de mi discurso fotográfico. Mis fotografías se conforman con capturar las pisadas de la actividad humana. Su huella es mucho mas potente que su mera presencia. Partiendo de las tesis existencialistas de Heidegger entiendo el ser humano como un ser arrojado en el mundo a una existencia que le ha sido impuesta (“ser-en-el-mundo”).  El resultado de nuestra historia es la construcción del mundo humano sobre el mundo dado tal como lo vemos hoy día. En el contexto de la sociedad de consumo que antes mencionaba, el propio ser humano se transfigura así de sujeto en objeto. Así, en mi trabajo el ser humano se reduce a un mero elemento objetivo que dialoga en un lenguaje encriptado con otros objetos o seres inanimados. Estos diálogos silenciosos generan una sensación de rareza e inquietud que definen la esencia de mis últimos trabajos: la inclasificable belleza del extraño mundo que hemos construido a partir de las leyes de la propiedad privada y del imparable progreso de la tecnologia. La contradicción entre los paisajes claramente transformados por la presencia humana y la belleza esencial del paisaje natural es uno de las tensiones subyacentes en mi trabajo.

INSHALLAH media 005

Háblanos de tu proyecto Inshallah.

Inshallah es un proyecto de fotografía documental de paisaje urbano realizado entre 2007 y 2014 que investiga acerca de las ‘translocaciónes’ que se han producido en las diferentes monarquías árabes de la región del Golfo Pérsico (Arabia Saudí, Qatar, Bahrain, Emiratos Árabes Unidos y Omán). Inshallah analiza cómo la riqueza material ha provocado una serie de aceleraciones y mutaciones en unas sociedades relativamente aisladas y vinculadas con el nomadismo, la austeridad y la tradición islámica más conservadora. Así, existe una mutación del espacio físico en sí, una colonización de la indomable naturaleza del desierto. Pero también se ha acelerado el tiempo histórico, de modo que pasado y futuro conviven ya en unas sociedades que se habían mantenido al margen del progreso y el desarrollo según el modelo occidental. Por último, las transformaciones generadas por la hibridación de los modos culturales y la reducción del conjunto de la realidad a objeto de consumo o espectáculo. Con una mirada aparentemente neutra y silenciosa, Inshallah plantea una reflexión crítica acerca de la relación conflictiva entre civilización y naturaleza, entre progreso y tradición, o la pérdida del vínculo con el territorio en las ricas sociedades posmodernas del Golfo de Arabia.

INSHALLAH media 001

Gran parte de tu trabajo se ha desarrollado en los países de la región de Oriente Próximo como Arabia Saudí, Qatar, Jordania, Egipto, Bahrain, Omán y Emiratos Árabes. ¿De qué manera la fotografía ha marcado tu experiencia y tu manera de relacionarte con estos lugares?

En las sociedades islámicas más conservadoras tales como las que he documentado en el proyecto Inshallah no está permitida la representación pictórica figurativa de seres animados. Obviamente la fotografía proviene de una tradición marcadamente occidental en el sentido que es un medio técnico de representación y control de la realidad. Esta capacidad intrínseca que la fotografía tiene de ‘copiar’ la realidad siempre ha creado pues cierto recelo en algunos contextos o culturas musulmanas que veían en ella una forma ilícita de representación. Trabajar en estos países ha resultado en general bastante complicado (especialmente en Arabia Saudí, donde la fotografía estaba penalizada hasta hace menos de 10 años). La obesión por la seguridad post-9/11 y los problemas internos derivados del terrorismo islámico también han acrecentado un recelo hacia la fotografía.

La exposición que se presenta en Espai CFD nace de la colaboración entre CFD Barcelona, Addretouch y Art Photo Bcn, una iniciativa creada para dar a conocer y afianzar el trabajo de los fotógrafos emergentes. ¿Cómo has vivido esta experiencia?

La experiencia ha sido muy gratificante. Dada la precariedad y la poca presencia de las instituciones públicas en este tipo de iniciativas es muy positivo que gestores culturales, organizaciones, fundaciones y empresas del sector de la Fotografía trabajen de la mano para apoyar la creación fotográfica y su difusión.

¿En qué estás trabajando actualmente?

Estoy trabajando en la edición final del proyecto Inshallah y buscando editorial para la publicación de un libro fotográfico que recoja todo el trabajo de este proyecto que ha durado 7 años.

Una respuesta

  1. Xabier Etxebarria

    Un trabajo muy aleccionador. Encuentra es mirada que normalmenteno se aprecia. Me siento representado en la busqueda de lo anacronico. Saludos

Los comentarios están cerrados.