Conversamos con Rafael Arocha

En el CFD tenemos el placer de empezar el curso “Pensar, sentir, estar en la ciudad. Estrategias fotográficas para simbolizar lo cotidiano” con Rafael Arocha el próximo 16 de julio, una oportunidad para estudiar procesos creativos que nos permitan relacionarnos con el entorno, dotándole de significado.

Por eso, hemos querido conocer de primera mano algunas claves para fotografiar la calle y algunos de los referentes para Rafael Arocha.

 

– ¿Cuáles crees que son las claves para salir a fotografiar la calle? ¿Qué retos supone?

R.A: Creo que todo se trata de mantener una actitud que tiene que ver con ir al encuentro de un enigma. Y este enigma no es más que uno mismo. La perplejidad que puede provocar un haz de luz, el gesto expresivo en un cuerpo o la forma que adopta un color son interrogaciones que nos interpelan y a las que hay que rendirse cuando fotografiamos. El reto es mantener esta conexión a través de nuestra sensibilidad, nuestro intelecto y sobre todo, de nuestra sincera curiosidad acerca de lo que observamos o deseamos conocer.

– ¿Qué quiere decir observar una ciudad o un entorno concreto?

R.A: Quiere decir relacionarse con él, preguntarse sobre sus formas, o el comportamiento de quien lo habita, sobre las huellas vigentes o sobre la transformación que haya podido sufrir. Con ello intentamos significar lo que vemos y poder así desarrollar una “opinión visual” al respecto. Para un fotógrafo opinar tiene que ver mucho con simbolizar lo que ve, con darle un sentido que genere la posibilidad de entablar una comunicación con quien lee tus imágenes.

– ¿Cuál crees que es el trabajo personal que mejor te define como fotógrafo?

R.A: Creo que desde que tomé conciencia de la capacidad de la fotografía para desarrollarse como relato, cada proyecto que he llevado a cabo ha definido alguna curiosidad o momento vital que quería explorar. Pero en la actualidad, sin lugar a dudas, con lo que me siento más “explicado” son dos de los proyectos que estoy desarrollando en estos momentos, ‘TODO ES VERDAD’ y el inédito ‘HIPÓTESIS’. Lo hacen porque ambos responden a un posicionamiento íntimo, político y crítico hacia el momento histórico que vivo y porque ambos definen las motivaciones por las que hago uso del medio fotográfico como forma de expresión.   

 

 

– Hablando de proyectos, explícanos la relación que existe entre la ciudad y tus proyectos fotográficos.

R.A.: Creo que el hecho de que muchos de mis trabajos se hayan desarrollado en la ciudad es meramente circunstancial, pero si pienso en ello creo que básicamente tiene que ver con la necesidad de relacionarme, familiarizarme e intentar comprender el contexto donde vivo. También he de decir que, como  escribió el poeta José Agustín Goytisolo, porque la ciudad me resulta “una pesadilla apasionante”.

– ¿Cuáles son los proyectos que te han inspirado o tus referentes más importantes?

R.A: Un ejercicio que suelo poner en práctica con mis alumnos es crear una especie  de mapa emocional sobre el arte que, de alguna manera, suponga una experiencia transformadora a lo largo de sus vidas. En el mío están, entre otros, el programa de televisión de los ´80 ‘El Planeta Imaginario’, el dibujante gallego Castelao, ‘Los caprichos’ de Goya, la obra de James Turrel, ‘4´33’ de John Cage, la poesía de Ángel González, la exposición retrospectiva de Pierre Huyghe en el Pompidou, la música de Antonio Vega, el día que caminé entre las esculturas de Albert Serra en el Guggenheim, la vez que leí por qué Klein creó su azul, por qué Pollock pintaba como lo hacía o qué simbolizaba el cuadro ‘Blanco sobre Blanco’ de Malévich, ‘The fall dance’ de la coreógrafa Pina Bausch y la filmografía de Michael Haneke.

 

El curso de fotografía con Rafael Arocha tendrá lugar en el CFD del 16 al 20 de julio, de 18h a 21h. ¡No te quedes sin tu plaza!

 

Imágenes: Rafael Arocha

Deja una Respuesta