Birdmen de Ezio Ratti

Ezio Ratti ha desarrollado durante 2 años el proyecto Birdmen. El proyecto se centra en la comunidad alrededor de los concursos de cantos de pájaros en barrios de Barcelona. Su proyecto ha sido seleccionado por el jurado de LensCulture Emerging Talent Awards 2016. Ezio Ratti ha realizado estudios en el CFD.

Tu trabajo habla de la comunidad que se crea alrededor de los concursos de cantos de pájaros en barrios de Barcelona. De hombres y pájaros. ¿Qué has aprendido y que te ha sorprendido de esta comunidad y de sus prácticas?

Escuchar a los criadores hablar del tiempo que emplean, las técnicas, los trucos y sus anécdotas es muy interesante pero lo que más me ha sorprendido ha sido adentrarme en las dinámicas de esa comunidad como su vocabulario, rituales, gestos y relaciones. He intentado buscar lo que mueve esta pasión y no creo que la única razón sea el “amor” por los pájaros; casi todos estos hombres han aprendido a criarlos gracias a sus padres, es algo que ha estado siempre presente en sus vidas. Es una manera de relacionarse con otros, de encontrar amigos y a la vez también de estar solos.

A través de centrarte en los concursos de pájaros el trabajo nos acerca a realidades más amplias, aspectos que tocan la historia reciente de la Península, cuestiones de género y de trabajo. Nos puedes hablar de estos aspectos.

La tradición de criar pájaros es muy antigua y está muy arraigada en las zonas rurales del sur de la Península. Durante el Franquismo se produjeron fuertes desplazamientos de población desde zonas como Andalucía o Murcia hacia Barcelona. Las razones de ese movimiento migratorio fueron debido tanto a las condiciones que había en el campo español como al desarrollo industrial de Barcelona y su demanda de puestos de trabajo. Estas comunidades trajeron formas culturales, formas que irían mutando hacía nuevas culturas híbridas y situadas. Los concursos de pájaros siguen siendo sostenidos por una comunidad heredera de la clase trabajadora industrial, y está compuesta sólo por hombres aunque de diversas edades. No he encontrado ninguna mujer criadora, es un mundo exclusivamente masculino y eso se nota mucho.

Cuando empezaste el proyecto, ¿qué habilidades nuevas tuviste que desarrollar  para llevarlo a cabo?

He estado haciendo este proyecto durante los dos últimos años. He necesitado tiempo para conocer este mundo y obtener la confianza para poder fotografiar encontrando un punto de vista interesante y al mismo tiempo respetando a los protagonistas. Regalar fotos ha sido una buena herramienta para “romper el hielo”. Este tipo de proyecto es muy diferente de un trabajo por encargo; aquí no hay indicaciones y al principio no tienes clara qué dirección tendrá el trabajo, hay que dejarse llevar un poco por lo que pasa delante de ti.

Tu trabajo utiliza la ironía y el humor a la vez que una aproximación curiosa y respetuosa. ¿Qué decisiones has tenido que tomar en relación al lenguaje visual utilizado y cómo este ha ido cambiando a medida que el proyecto avanzaba?

Quería contar la historia de esta singular y pequeña comunidad sin emitir un juicio. Estas competiciónes son muy repetitivas, los espacios son sencillos y la luz es muy plana y no es fácil jugar con ella. Me di cuenta que cuando centraba mi atención en los detalles y en los contraste funcionaba mejor. He desarrollado un lenguaje visual sencillo a veces geométrico, porque con pocos elementos en una foto, se pueden dar mucha información. Quería también que las imágenes fueran fieles a los ambientes y a la gente que aparece en ellas, no quería añadir efectos y/o capas innecesarias.

Tu trabajo ha sido seleccionado por el jurado de LensCulture Emerging Talent Awards 2016. ¿Qué prácticas, recursos o maneras de hacer crees que son indispensables para que un proyecto se cierre y pueda tener repercusión?

Ha sido muy útil revisar y analizar el proyecto de vez en cuando con colegas y profesionales, en mi caso hacerlo con las personas del CFD ha sido fundamental. Te sirve para ver más clara la dirección, lo que funciona, lo que sobra y lo que falta. Compartir tu proceso con otros ayuda mucho para ver si tu lenguaje se entiende y está claro, si la historia es interesante y la estas “escribiendo” bien.

Save

Save

Los comentarios están cerrados.